Capítulo 8. La Teología de la Unicidad (Modalismo) Fue la Visión Predominante de los Cristianos Prim

This article is translated by Julio César Clavijo Sierra of www.fe-biblica.blogspot.com.

La Unicidad (Modalismo) Fue Una Vez La Teología Cristiana Más Popular

La evidencia histórica demuestra que la unicidad (monarquianismo modalista) fue una vez la creencia cristiana más popular dentro de los primeros trescientos años de la historia cristiana, y que la doctrina de la trinidad no se desarrolló completamente sino hasta el siglo quinto. La mayoría de los trinitarios alegan falsamente, que los escritores de los siglos segundo y tercero que creían en un Hijo pre encarnado o usaban la palabra “trinidad”, eran todos trinitarios ortodoxos. Sin embargo, los escritos de estos hombres pueden, en el mejor de los casos, ser catalogados como “semitrinitarios”, ya que la mayoría de ellos negaron las doctrinas trinitarias posteriores de la coigualdad y coeternidad del Hijo. Pero los hechos reales de la temprana historia cristiana prenicena, demuestran que la mayoría de los primeros cristianos post-apostólicos fueron unicitarios en su teología (monarquianos modalistas), y que los unicitarios/modalistas rechazaron universalmente a las enseñanzas emergentes semitrinitarias y semiarrianas de los primeros siglos.

A pesar de la verdad de la evidencia histórica, los apologistas trinitarios a menudo acusan a los apologistas unicitarios de releer y distorsionar los datos históricos. Por ejemplo, el autor trinitario Edward Dalcour, acusó falsamente a los autores unicitarios Bernard y Chalfant de distorsionar la “información histórica”. Edward Dalcour escribió: “Mantener la idea de que la iglesia primitiva era unicitaria, es una tarea complicada para los maestros de la unicidad, ya que para hacerlo, los maestros de la unicidad deben releer la historia. Por ejemplo, Bernard afirma: ‘1. De acuerdo a lo que sabemos, los líderes cristianos primitivos en los días inmediatamente después de la época apostólica eran de la unicidad. Es cierto que no enseñaban la doctrina de la trinidad como se desarrolló más tarde y como existe hoy. 2. Aun después de la aparición de la doctrina trinitaria… la doctrina de la trinidad no reemplazó a la unicidad como la creencia dominante hasta alrededor del 300 d.C., y no llegó a ser establecida universalmente hasta fines del cuarto siglo’”. (La Unicidad de Dios, David K. Bernard, Págs. 236-237 / citado en el libro de E. Dalcour, Una Mirada Definitiva a la Teología Unicitaria, Pág. 170).

El Sr. Dalcour comentó: “Los maestros unicitarios rutinariamente practican este tipo de revisionismo histórico, para sustentar la noción de que la iglesia primitiva enseñó las doctrinas unicitarias distintivas. La afirmación de Bernard, de que la Trinidad ‘no reemplazó a la Unicidad como la creencia dominante hasta alrededor del 300 d.C.’ es la misma conclusión que aún tiene que establecer”. (Una Mirada Definitiva a la Teología Unicitaria, Edward Dalcour, pág. 170).

Aunque David Bernard ha documentado la evidencia histórica, documentaré mucha más evidencia en los próximos capítulos, para probar más allá de toda duda razonable que es el señor Dalcour y los otros trinitarios como él, los que son culpables de releer y distorsionar la evidencia histórica de los primeros trescientos años de la era cristiana. Muchos trinitarios están promulgando la idea de que la mayoría de los primeros cristianos eran trinitarios y no unicitarios. Sin embargo, los sólidos hechos de la historia demuestran que los opositores de los modalistas no solo eran la minoría en los primeros trescientos años de la historia cristiana, sino que la gran mayoría de ellos ni siquiera eran lo que los trinitarios modernos consideran ortodoxos, ya que en última instancia negaron las doctrinas trinitarias de la coeternidad y la coigualdad del Hijo.

El Modalismo fue la Antigua Teología Cristiana

El famoso historiador de la Iglesia Ortodoxa Oriental, Jaroslav Pelikan, escribió que “Muchos de los pasajes de los antiguos escritores cristianos, suenan como monarquianismo modalista” (El Surgimiento de la Tradición Católica, Vol. 1, Pág. 177). Luego, en el mismo párrafo (página 177), Pelikan citó a Ignacio de Antioquía (40-113 d.C.) y a Melitón de Sardes (130-180 d.C.), para demostrar que sus escritos sonaban “como monarquianismo modalista”.

Después de citar a Ignacio de Antioquía y a Melitón de Sardes, Pelikan admitió que “el monarquianismo modalista... resulta haber sido una sistematización de la creencia cristiana POPULAR en la antigua teología cristiana (énfasis añadido)”. (El Surgimiento de la Tradición Católica Vol. I - Página 179).

Si el pensamiento trinitario hubiera sido una “creencia cristiana popular en la antigua teología cristiana”, podríamos estar seguros de que el señor Pelikan nos lo habría señalado. Por el contrario, Pelikan (él mismo un historiador trinitario) escribió que el “monarquianismo modalista” era la “creencia cristiana popular” o la “antigua teología cristiana”. ¿Por qué admitirían los famosos historiadores trinitarios que el “monarquianismo modalista” fue la “creencia cristiana popular en la antigua teología cristiana”, sin afirmar nunca que la creencia trinitaria fue popular en los primeros días del cristianismo? Yo desafío a todos los trinitarios a leer el libro de Jaraslov Pelikan, “El Surgimiento de la Tradición Católica Vol. 1”, para que traten de encontrar una sola línea donde el Sr. Pelikan haya dicho que la creencia trinitaria era la “creencia cristiana popular en la antigua teología cristiana”. Yo leí el libro del señor Pelikan, pero no encontré nada que confirme la falsa afirmación trinitaria de que la doctrina de la trinidad era la teología cristiana más popular entre los antiguos cristianos.

El historiador de la iglesia, el alemán Friedrich Loofs, fue un alumno del renombrado historiador de la iglesia Adolph Harnack. Loofs escribió: “...Los modalistas fueron los sucesores de los apóstoles y no los trinitarios. Los trinitarios expropiaron el término ‘católico’ (universal) de los escritos de Ignacio. Cuando crecieron en poder y en número, calificaron a los modalistas que predicaban a un Dios como herejes, y denominaron a su grupo como ‘católico’...” (La Historia de la Iglesia Primitiva, traducida al inglés por Ernest C. Messenger (London: Burns, Oates y Washburne Ltd., 1949) 3: 600).

El historiador de la Iglesia J.N.D. Kelly, describió la simple teología de Ignacio y de los primeros cristianos del segundo siglo en el Asia Menor (alrededor del año 110 d.C.), cuando escribió: “Como una mónada indiferenciada en su ser esencial, siendo el Hijo y el Espíritu meramente formas o MODOS de la autorrevelación del Padre”. (J.N.D. Kelly, Las Doctrinas Cristianas Primitivas, p. 93).

Note que el Sr. Kelly, admitió que Ignacio y los primeros cristianos del Asia Menor (que fueron enseñados por los apóstoles originales), creyeron en Dios como “una mónada (mónada = “una sola unidad o entidad”) indiferenciada en su Ser”, siendo “el Hijo y el Espíritu meramente… modos de la autorrevelación del Padre”. Ahora, ¡si esto no suena como modalismo, yo no sé a qué más suena!

El historiador de la iglesia J.N.D. Kelly, pasó a describir la teología de Justino a mediados del siglo segundo (140-165 AD), escribiendo: “Justino interpreta Is. 11,2 ('El Espíritu de Dios reposará sobre él') como indicando que con la venida de Cristo la profecía cesaría entre los judíos; de ahora en adelante, el Espíritu sería el Espíritu de Cristo, y otorgaría sus dones y gracias a los cristianos”. (J.N.D. Kelly, Las Doctrinas Cristianas Primitivas, p. 102).

Hasta el historiador trinitario J.N.D. Kelly, admite que Justino a veces enseñaba que “el Espíritu de Dios” es “el Espíritu de Cristo”, sin hacer una clara distinción entre el Espíritu Santo y el Espíritu de Cristo.

Y así, el Sr. Kelly continúa reconociendo que tanto Justino como Teófilo atribuyeron el Logos al Espíritu que fue la “inspiración de los profetas”, “siendo el Espíritu divino que iluminó sus mentes (las de los profetas)”.

“Sin embargo, hay pasajes donde él (Justino) atribuye la inspiración de los profetas al Logos; y Teófilo también sugiere que fue el Logos, quien al ser el Espíritu divino, iluminó sus mentes”. (J.N.D. Kelly, Las Doctrinas Cristianas Primitivas, p. 102).

Luego, el Sr. Kelly reconoció que los apologistas del siglo segundo “... ESTUVIERON MUY LEJOS de haber trabajado el TRIPLE MODELO [la teología trinitaria] de la fe de la Iglesia en un esquema coherente:

No puede haber duda de que EL PENSAMIENTO DE LOS APOLOGISTAS ESTUVO MUY CONFUSO; ELLOS ESTUVIERON MUY LEJOS DE HABER TRABAJADO EL TRIPLE MODELO DE LA FE DE LA IGLESIA EN UN ESQUEMA COHERENTE... En cuanto a la relación de los tres, poco se puede deducir de Justino por fuera de su declaración de que los cristianos veneran a Cristo y al Espíritu en el segundo y el tercer rango respectivamente”. (J.N.D. Kelly, Las Doctrinas Cristianas Primitivas, p. 102).

Kelly admitió que “el pensamiento de los Apologistas estuvo ALTAMENTE CONFUSO”, porque a menudo se contradecían afirmando que “el Espíritu de Dios” era “el Espíritu de Cristo”, mientras que en otras ocasiones su distinción entre el Hijo y el Espíritu colocaba al Hijo en un segundo rango y al Espíritu Santo en un tercer rango (sin coigualdad). Por lo tanto, encontramos que Justino y los apologistas griegos del segundo siglo, contradijeron a la teología trinitaria porque no tuvieron “un esquema coherente” diseñado para ésta.

La Enciclopedia Católica afirma que muchos de los padres antenicenos fueron semiarrianos, ya que ellos negaron la doctrina trinitaria de un Hijo eterno no creado.

“…la escuela que suplantó al arrianismo desde el comienzo afirmó la semejanza, ya sea sin adjuntos, o en todas las cosas, o en sustancia, del Hijo al Padre, mientras continuaban negando su co-igual dignidad y co-eterna existencia [las de Cristo]. Estos hombres de la vía media, eran llamados semiarrianos... mientras que afirmaban que la Palabra de Dios era eterna, lo imaginaban a Él como HABIÉNDOSE CONVERTIDO EN EL HIJO para crear los mundos y redimir a la humanidad... Se cita especialmente a cinco padres ante nicenos: Atenágoras, Tatiano, Teófilo de Antioquía, San Hipólito y Novaciano, cuyo lenguaje parece involucrar una noción peculiar de la Filiación, COMO SI ELLA NO SE CONVIRTIERA EN SER o no se perfeccionara, hasta los albores de la creación. A estos pueden agregárseles Tertuliano y Metodio. El cardenal Newman sostuvo que su opinión, que se encuentra claramente en Tertuliano, DEL HIJO EXISTIENDO DESPUÉS DE LA PALABRA, ESTÁ CONECTADA COMO UN ANTECEDENTE CON EL ARRIANISMO”. (Citado de la Enciclopedia Católica, bajo Arrianismo. http://ec.aciprensa.com/wiki/Arrianismo).

Harold Brown, El autor trinitario presbiteriano, escribió que es imposible encontrar una verdadera ortodoxia teológica dentro de los primeros doscientos años de la historia cristiana, al decir: “Es imposible documentar lo que ahora llamamos ortodoxia, dentro de los dos primeros siglos del cristianismo”. (Herejía y Ortodoxia en la Historia de la Iglesia, Pág. 5, Harold Brown).

El contexto de la introducción del libro de Harold Brown, afirma que no hubo una verdadera ortodoxia trinitaria dentro de los dos primeros siglos de la era cristiana. Harold Brown catalogó claramente a la ortodoxia teológica, como a la idea protestante de una trinidad. De las 4100 páginas preservadas de los escritos prenicenos, ningún trinitario puede citar a un solo escritor cristiano de antes de la época de Orígenes (siglo tercero), que haya enseñado a “un Dios el Hijo eterno”, porque todos los catalogados como trinitarios antes de Orígenes, enseñaron que el Hijo de Dios fue creado antes de que el mundo fuera hecho. En contraposición, los únicos cristianos primitivos que creyeron en la divinidad de Jesucristo durante los primeros siglos de la era cristiana, fueron los creyentes unicitarios (los monarquianos modalistas).

Según los escritores semiarrianos Tertuliano (160-225 d.C.) y Orígenes (185-253 d.C.), los unicitarios (modalistas) siempre constituyeron “la mayoría de los creyentes” en Occidente (Tertuliano, Contra Práxeas, 3. http://fe-biblica.blogspot.com.co/2017/01/contra-praxeas-adversus-praxeam-por.html) y fueron “la corriente general de los cristianos” en el Oriente (Orígenes, Comentario del Evangelio de Juan, libro 1, capítulo 23. http://www.newadvent.org/fathers/1015.htm). Puesto que los propios opositores semiarrianos de los modalistas, admitieron que la teología de la unicidad era la opinión predominante entre los cristianos primitivos dentro de las comunidades del cristianismo preniceno, no hay ninguna evidencia histórica para reclamar que una llamada ortodoxia trinitaria precedió a la temprana teología de los modalistas/unicitarios. Los trinitarios que afirman conocer más que sus historiadores trinitarios, y más que los escritores cristianos que vivieron durante los primeros siglos, no son intelectualmente honestos con los claros hechos de la historia cristiana.

A mí me resulta sorprendente, que aunque los opositores de los modalistas, como Tertuliano y Orígenes, confesaron que los modalistas “siempre constituyen la mayoría de los creyentes” y son “la corriente general de los cristianos”, los trinitarios de corazón duro aun continúen creyendo que ellos saben más que aquellos que realmente vivieron durante los siglos segundo y tercero. Dado que muchos eruditos e historiadores trinitarios han admitido que los modalistas fueron la “mayoría” de cristianos antes de que se desarrollara la trinidad, es realmente impactante que autores trinitarios como Edward Dalcour, distorsionen los hechos históricos.

El Dr. Dalcour escribió: “Los escritores unicitarios proporcionan información histórica distorsionada y desarticulada, para convencer a la gente unicitaria de que los primeros padres de la iglesia fueron modalistas. Revisando el registro histórico, William B. Chalfant hace estas observaciones:

‘La doctrina de la trinidad solo existe en el papel... Ningún apóstol de nuestro Señor Jesucristo enseñó tal doctrina... Ninguno de los discípulos inmediatos de los apóstoles (i.e., Clemente, Ignacio, Hermas o Policarpo) enseñó tal doctrina... ¿Quién comenzó tal enseñanza?... las trinidades abundan en las falsas religiones antiguas’”. (W. B. Chalfant, Antiguos Paladines de la Unicidad, páginas 116-118; Hazelwood, MO: Word Aflame, 1979 / como se cita en el libro de Edward Dalcour, Una Mirada Definitiva a la Teología Unicitaria, Pg. 175).

Edward Dalcour comentó: “Aquí, Chalfant asume la conclusión que desea alcanzar, a saber, que los primeros padres de la iglesia eran modalistas. Sin ninguna justificación histórica objetiva, los escritores unicitarios (i.e., Bernard 1991: 24, 264-65) se involucran con frecuencia en este patente tipo de revisionismo histórico. Los más destacados y más reconocidos teólogos cristianos e historiadores de la iglesia, se oponen firmemente a la premisa histórica de la Unicidad de que ‘los líderes cristianos primitivos en los días inmediatamente después de la época apostólica eran de la Unicidad’. (Bernard, 1983: 236)”. (Edward Dalcour, Una Mirada Definitiva a la Teología Unicitaria, página 175).

Aparentemente, el Sr. Dalcour no ha leído extensamente a “Los más destacados y más reconocidos teólogos cristianos e historiadores de la iglesia” de los últimos tiempos, porque los más destacados historiadores de la iglesia han reconocido que los modalistas/unicitarios fueron numéricamente prominentes durante los primeros días del cristianismo.